Reducción de riesgos

Según la Organización Mundial de la Salud, al menos un tercio de todos los casos de cáncer, pueden prevenirse. Por lo tanto, el adoptar un estilo de vida saludable, y evitar hábitos nocivos, puede reducir notablemente nuestras probabilidades de padecer un cáncer.

Tabaco

Tabaco

El tabaquismo es el factor de riesgo evitable que por sí solo provoca más muertes por cáncer en todo el mundo, ya que es responsable aproximadamente del 22% de las muertes anuales por esa causa. El humo de tabaco provoca muchos tipos de cáncer distintos, como los de pulmón, esófago, laringe (cuerdas vocales), boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello del útero. Por lo tanto, no fumar, y evitar espacios donde la gente fume, es primordial para reducir el riesgo de padecer un cáncer.

Actividad física

Actividad física

Cada vez más investigaciones apuntan que realizar cualquier actividad física, y evitar estar sentado durante mucho tiempo, ayudan a reducir el riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas y la diabetes. Caminar, la marcha nórdica, nadar, andar en bicicleta o correr como mínimo 3 días a la semana, y el evitar pasar demasiado tiempo sentado, pueden ser hábitos clave para gozar de buena salud. Menos televisión y dispositivos electrónicos, y más aire fresco. Más escaleras y menos ascensor. Ejercicio moderado, y constancia.

Dieta

Dieta

Cuidar la dieta y evitar el sobrepeso, son dos aspectos fundamentales a la hora de prevenir el cáncer. Las dietas ricas en frutas, hortalizas, legumbres y cereales integrales, son muy beneficiosas, y pueden tener un efecto de protección contra muchos tipos de cáncer. Hay que evitar en la medida de lo posible las carnes rojas, los alimentos ricos en azúcar y grasa, los alimentos procesados, con mucha sal, y las bebidas azucaradas. El consumo de alcohol también está directamente relacionado con muchos tipos de cáncer.

Protección de la piel

Protección de la piel

El principal factor de riesgo para padecer melanomas o carcinomas cutáneos, es la radiación solar. Por lo tanto, hay que evitar la exposición excesiva al sol, sobre todo de los menores. Se debe de proteger la piel con una crema solar, a poder ser de FPS 50, y volver a darse ese protector cada 2 horas, también tras un baño. En las horas centrales del día, la radiación puede ser 8 veces mayor que a las 9 de la mañana, por lo tanto no hay que tomar el sol a esas horas. También conviene evitar hacer uso de las cabinas de rayos UVA.

Te llamamos en 24 horas

Rellena tus datos e indícanos el motivo de la llamada, para que el trato sea lo más personalizado y eficaz posible.

Si lo prefieres también nos puedes llamar tú.

943328000

  • En cumplimiento del Reglamento Europeo sobre protección de datos de carácter personal 2016/679 de 27 de abril y de la normativa española de protección de datos, ONKOLOGIKOA te informa de que los datos personales aportados en el presente formulario serán tratados con la única finalidad de atender tu solicitud de cita previa. El plazo de conservación de los datos, con carácter general, será de 5 años. La licitud del tratamiento está basada en tu consentimiento expreso de acuerdo a la normativa vigente. En todo caso, te recordamos la posibilidad del ejercicio de los derechos de acceso, rectificación o supresión, limitación al tratamiento, oposición y/o portabilidad de los datos personales, de acuerdo a la normativa vigente. Si quieres ampliar la información respecto al tratamiento de tus datos personales puedes consultar nuestra Política de Protección de Datos.